Pablo Neruda ft Andrea IKB

Pablo Neruda ft Andrea IKB El Sur es El Norte – América del Sur

VALPARAÍSO,
Qué disparate
eres,
qué loco,
puerto loco,
qué cabeza
con cerros,
desgreñada,
no acabas
de peinarte,
nunca
tuviste
tiempo de vestirte,
siempre
te sorprendió
la vida,
te despertó la muerte,
en camisa,
en largos calzoncillos
con flecos de colores,
desnudo
con un nombre
tatuado en la barriga,
y con sombrero,
te agarró el terremoto,
corriste
enloquecido,
te quebraste las uñas,
se movieron
las aguas y las piedras,
las veredas,
el mar,
la noche,
tú dormías
en tierra,
cansado
de tus navegaciones,
y la tierra,
furiosa,
levantó su oleaje
más tempestuoso
que el vendaval marino,
el polvo
te cubría
los ojos,
las llamas
quemaban tus zapatos,
las sólidas
casas de los banqueros
trepidaban
como heridas ballenas,
mientras arriba
las casas de los pobres
saltaban
al vacío
como aves
prisioneras
que probando las alas
se desploman…

IMG_6281 picc comp

0

Colorado on the Road

Prometí escribir esta historia si había más de una tercera coincidencia, encuentro o conspiración universal y como así ha pasado, aquí va.

La primera vez que vi a Javier Colorado no fue en persona. En diciembre del año pasado y mientras terminaba de dar ajustes a mi proyecto de viaje, una amiga me envió un enlace en el que le hacían un reportaje a un viajero y él contaba que recién llegaba a Colombia y Barranquilla sería su kilómetro cero para su recorrido por Sudamérica luego de haber visitado más de 25 países.
A 5.300 kilómetros de mi viaje y estando en Cusco, en el autobús de camino a Machu Picchu coincidimos por segunda vez con Javier, esta vez en persona. En principio no recordaba su historia, pero poco a poco y mientras hablábamos me vinieron esos flash de imágenes suyas. “¡Vaya coincidencia!” le dije, “si te vi hace unos meses contando tu historia por tele en Colombia”.

Javier Colorado Soriano nació en Madrid, es Ingeniero Químico y empezó su viaje «Colorado on the Road» en octubre de 2013 con la única idea fija de cumplir su gran sueño: dar la vuelta al mundo en bicicleta. Es un amante del deporte y por supuesto de viajar, de sumergirse en nuevas culturas y de formarse con una personalidad humanista.
Su bicicleta se llama Bucéfalo haciendo honor al caballo del gran Alejandro Magno. Javier ha pedaleado más de 35.000 kilómetros atravesando países de Europa, pasando por Oriente Medio, el Sudeste asiático, cruzando en avión hasta Canadá y desde allí ha comenzado su recorrido por el continente americano, Estados Unidos, México, Centroamérica y ahora Sudamérica. Lo que continúa a partir de ahora es Chile, Argentina, Uruguay y Brasil para después cruzar el Atlántico en busca de tierras africanas de sur a norte y en 8 meses dar por terminado este gran reto.
Es un soñador constante y cada minuto de su vida lo vive con intensidad. Imprime a su viaje un mensaje por la pasión y la energía para construir retos y hacerlos realidad, perseguir las metas y lograr los objetivos.

La tercera vez que nos vimos con Javier fue en La Paz y estuvimos junto a Lucho (otro viajero y ciclista colombiano) en una divertida tarde de ring viendo la lucha de las cholitas. Diez días después y a unos 800 kms de recorrido coincidimos de nuevo en el salar de Uyuni, un encuentro inesperado y casi chocando espalda con espalda, al girarnos, nuestra cara de sorpresa y los ojos como platos. Hemos dicho que se llama ley de atracción entre viajeros para acompañar el camino. A Javier ya le ha pasado antes esto con Lucho, según él han sido muy fuertes los encuentros, cruzando una calle, en medio de una plaza y sin acordar previamente fecha ni hora.
Como dicen que no hay quinto malo, esperemos a ver qué lugar nos determina ese próximo encuentro. Y no, ni él me viene persiguiendo ni yo a él, esto es lo que tiene viajar, siempre vas encontrando gente con la que compartir la ruta, sueños, dolores y los ánimos para continuar. Mi camino desde luego no será tan largo como el suyo hasta regresar a casa.
Salud Javier! por el viaje, las historias, las pedaladas, los encuentros. Buen viento siempre! El Sur es El Norte – América del Sur

IMG_5750 comp

 

0

Colombianos en Antofagasta-Chile

Una historia que tenía pendiente

Llegar a Antofagasta supuso encontrarme de frente con Colombia. La inmigración proveniente de diferentes regiones del país se ha hecho latente en los últimos diez años. Hombres y mujeres que vienen en busca de oportunidades laborales, todas derivadas de la industria minera.
Aún así sorprende saber que son muy pocos los ciudadanos de origen colombiano que logran vincularse laboralmente con las mineras. Los estándares de seguridad y los altos requisitos para trabajar en ellas hace que sea una tarea casi imposible, la mayoría de ellos terminan haciendo otro tipo de trabajos en construcción y servicios generales, trabajos que les representan casi 3 veces más entradas económicas de las que tenían en Colombia. Echan de menos la familia, los amigos y lo que dejaron atrás pero la mayoría coincide en afirmar que no regresaría al país porque en sus regiones no hay las posibilidades laborales y económicas de aquí.
Los trámites para obtener los documentos reglados de estancia son demorados y burocráticos. La situación no es tan fácil como les suelen contar, llegar y establecerse puede llevar 3 años o más, antes de eso han de pasar todo tipo de adversidades. Me acerqué hasta la Oficina de la Gobernación y allí conocí a hombres y mujeres que me compartieron sus historias aunque muchos me pidieron guardar anonimato porque no quieren verse expuestos con temas de seguridad. Gran parte de ellos vienen desplazados de la violencia en Colombia tanto de la guerrilla como de paramilitares, han pasado situaciones muy difíciles de desarraigo y pérdida de tierras.
Mario Zuluaga y Luis Osorio nacieron en Bugalagrande (Valle del Cauca), se conocen desde pequeños cuando intentaban cada uno por su lado ganarse la vida. Muchos años después han coincidido de nuevo en Antofagasta, ambos trabajan en construcción y elaboran lápidas en mármol para el cementerio. Son árbitros de fútbol y los fines de semana, buscando un trabajo extra, arbitran partidos en ligas de fútbol locales. Mario llegó a esta ciudad hace 3 años después de verse obligado a dejar su pueblo amenazado y tras la muerte de un hermano. Luis, dice ser emigrante desde hace bastantes años, a Antofagasta llegó hace 2 años y medio tras vivir en España más de 8. Los dos dicen que aunque muchas veces echan de menos comida, lugares y la gente de Colombia, por ahora no cambian la oportunidad que les da Chile para trabajar. Finalmente esta ciudad ya se ha convertido en una pequeña Colombia, cada calle tiene una tienda, una peluquería, un restaurante con sabor colombiano.
Como todos los flujos migratorios en cualquier lugar del mundo, éste ha traído consigo puntos a favor y otros en contra. Los índices de natalidad en esta parte de Chile eran muy bajos, esto ahora supone nuevas tasas de natalidad. En contra, la derivación discriminatoria por temas raciales. El Sur es El Norte – América del Sur

IMG_6037 comp

IMG_6051 comp

0

Gracias!

Y después de tantos kilómetros, historias y fotos hechas quiero hacer un reconocimiento y agradecimiento a tod@s los crowdfunders y seguidores que han apoyado y aportado a este proyecto. Muchos lo han hecho desde el anonimato, con grandes mensajes de cariño y otros con la constancia diaria. Así que aquí van algunos:
Familia Lefebvre , Sandra Salamanca, Calixto Camacho, Dora Pinzón,  Diana Marcela, Sandra Rivera, Florencia Fernández, Marcelo Camargo,  Alejandra Jaldín, Cristina González, S. Johanna Miranda, Eugenia Pinzón,  Juan A TS, Isabel Escudero, Gabriel Gutiérrez, Juan Camilo Jaén, Marta López, Andrés Cáceres, Paola Quintero, Sebastián Novoa, Carla Sevillano, Carlos Hernández, Gustavo Paniagua, Cecilia Álvarez, Fernando Suárez, Carmen Fabrizio, Jane Orwell, Juan Carlos Mateo, Oscar Ruiz, Juliana Martínez…Gracias! El Sur es El Norte – América del Sur

IMG_3849 comp

 

0

Como un náufrago…

Hoy tengo la cabeza muy revuelta, no sé si es el frío o el calor, no sé si es que ya la altura me afecta o no me afecta, no sé si es demasiado tiempo conmigo misma y las conversaciones se hacen interminables, tengo y no tengo hambre, ganas de un abrazo de mis sobrinos, quiero continuar este viaje y que no se acabe pero también quiero mi casa, mi cama, mi almohada, mis rutinas. Después de casi 3 meses hoy me pinté los ojos y me sentía como muñeca empastada, supongo que todo es volver a acostumbrarse. Sé que no es demasiado tiempo pero bueno, son mis ritmos y así estoy. Y no, no estoy loca, es sólo que hoy tengo un pequeño delirio de náufrago. Alguien quiere ser Wilson? jajaj… Mañana emprendo camino a Santiago.

IMG_0849 comp

0

Norte de Chile

El norte de Chile está resultando un poco más complicado de lo que pensaba, al ser una zona minera los precios son impresionantemente altos. No es una zona muy turística así que no es fácil encontrar alojamientos con buena relación calidad/precio. Es de locos saber que hoy pagaré US$30 por una habitación en condiciones bajas muy bajas. Pero bueno, todo esto hace parte del viaje. Decidí llegar hasta Antofagasta porque vengo detrás de una historia sobre inmigrantes de Buenaventura (Colombia) en su mayoría de poblaciones desplazadas que llegan hasta aquí movidos por la industria minera. Sólo espero tener suerte y poder encontrar esa historia y que finalmente merezca la pena esta parada.  El Sur es El Norte – América del Sur

IMG_20150422_121032~2 comp

IMG_20150422_111327~2 comp

IMG_20150422_115243~2 comp

 

0
Social Media Auto Publish Powered By : XYZScripts.com