4.100kms de ruta

4.100kms de viaje, 33 días de ruta, 3 países y aquí me tienen en medio del desierto entonando una canción…
» Yo bailo con mi canción y no con la que me tocan, yo no soy la libertad, pero sí el que la provoca.
Si ya conozco el camino para que he de andar al costado, si la libertad me gusta, para que he de vivir de esclavo.
Me pongo el sol al hombro y el mundo es amarillo.
Me gusta andar, pero no sigo el camino pues lo seguro no tiene misterio.
Me gusta ir con el verano muy lejos pero volver donde mi madre en invierno. Ver los perros que jamás me olvidaron y los caballos y los abrazos que me dan mis hermanos, me gusta… me gusta… me gusta…” (Facundo Cabral) El Sur es El Norte – América del Sur

IMG_0207 comp

0

Paracas, paraíso en el desierto (Perú)

Paracas (a partir de ahora llamado para mi “paraíso”) se encuentra a 250km al sur de Lima. Tomar la vía panamericana hacia esta ruta es encontrar a un lado el desierto y sus dunas y al otro el océano pacífico. En un pequeño desvío hacia el mar se encuentra esta localidad. Para llegar hasta aquí tomé un autobús de la compañía Cruz del Sur (en Perú hay gran cantidad de empresas de transportes con grandes diferencias de tarifas pero también de calidad, así que hasta ahora puedo decir que esta es la que mejor servicio  me ha dado).
Paracas tiene un pequeño puerto y ha sido pueblo pesquero. Desde allí se puede ir en lancha a las Islas Ballestas, en medio del recorrido se puede ver un geoglifo entre las dunas (similar a los de las líneas de Nazca pero en menor tamaño). Ya en las Islas y desde la embarcación se pueden ver leones marinos, cientos de aves productoras de guano (fertilizante y abono para tierras) y pingüinos de Humboldt. Sin duda para mí uno de los lugares más bonitos que he visto hasta ahora.
Luego al regresar al puerto tomé un tour-autobús que nos llevó hasta la Reserva Nacional de Paracas, más de 40 minutos de recorrido por el desierto y en medio de grandes dunas de tonos amarillos, rojizos y anaranjados hasta encontrar las extensas playas (algunas todavía con pequeños grupos de flamencos de color blanco-rosa). Finalmente paramos para descansar en medio de un pequeño oasis lleno de embarcaciones de madera con un paisaje árido y avejentado pero en contraste con el fuerte amarillo del desierto y el azul del mar. Caminando por allí me crucé con los amigos pelícanos y muchas gaviotas (esas no tan amigas ya que si se molestan mucho saltan para atacar). Creo que me quedo corta con las palabras para describir este lindo lugar, lo que los ojos ven en mucho más hermoso de lo que escribo o enseño en fotos. El Sur es El Norte-América del Sur

IMG_3947 comp

IMG_3972 comp

IMG_4007 comp

IMG_0212 comp

IMG_4162 comp

 

0

Caminando por Lima

Caminar por Lima es encontrarse como en la mayoría de ciudades de América Latina con grandes contrastes sociales. Llegué al Distrito de Miraflores, uno de los barrios más exclusivos de Lima, estar en este barrio significa contar con mucho dinero para gastar, un buen número de restaurantes, pubs y cafés le dan vida al lugar. Desde allí es posible ver la bahía de Chorrillos, sentarse un rato en cualquiera de sus diferentes parques o pasear por los malecones. Una linda vista de la bahía desde el parque del Amor donde también se dan cita cada día parapentistas.

Miraflores es la cara bonita de Lima, pero que no la más hermosa. Siempre he pensado que los parámetros de belleza están un poco mal definidos. Aunque claro, lo que es hermoso para mí puede resultar estéticamente horroroso para otros…en fin, con esto lo que quiero decir es que Miraflores me gustó y mucho pero decidí ir al otro lado de la ciudad donde las cosas son muy diferentes.

El centro histórico de Lima se concentra alrededor de la Plaza de Armas, allí está el Palacio de Gobierno, la Catedral de Lima, Palacio Arzobispal y Palacio Municipal. Los domingos (como en muchas otras ciudades) se hace el cambio de guardia presidencial, así que ayer fui una asistente más al desfile.
Caminando unas cuantas calles desde la Plaza Mayor, se encuentra la calle Capón y allí el barrio Chino. Es aquí donde está el ajetreo real de la ciudad, vendedores de todo tipo de objetos abundan en las calles, también restaurantes chinos con fusiones de comida peruana llamados Chifa. Los chinos en Perú superan el millón de personas, siendo ésta la tercera colonia más grande en América.

Muy cerca de allí se encuentra el Mercado Central, olores, colores, sabores y texturas de diferentes tipos. Muchos mariscos, muchos quesos y mucha comida con la que deleitarse (o por lo menos para los amantes de los mercados tradicionales como yo).
Por la noche es infaltable una cita en el bohemio barrio de Barranco (me enamoré de este lugar). Restaurantes, pubs y cafés con un estilo propio y auténtico. Calles adoquinadas con farolitos dan entrada a sitios como la Posada del Mirador donde se dan cita los enamorados del tango. Por último, caminar por la playa (con muchas piedras y rocas) y sentir el fuerte oleaje puede ser el broche con el que cerrar un día por Lima. El Sur es El Norte – América del Sur

IMG_0001 comp

IMG_0116 comp

IMG_0086 comp

IMG_0075 comp

IMG_0041 comp

IMG_0094 comp

IMG_0097 comp

IMG_0103 comp

 

0

El cumpleaños de Livia

La pequeña historia de hoy es más que personal. Luego de dar un largo paseo por el centro histórico y la Plaza de Armas de Trujillo y regresar a Huanchaco con un poco de tristeza por no conocer a alguien que me compartiera su historia, el universo me dio un regalo. Caminando por el malecón comencé a hacer fotografías de surfistas y olas y más olas. Decidí entrar al muelle para ver a los pescadores un poco más de cerca. Estando allí, vi a una mujer mayor con un aire muy familiar, caminaba despacio y de cuando en cuando se detenía a ver el mar. Saqué mi cámara e hice algunas fotos distantes, en algunas de ellas denotaba nostalgia y melancolía (o quizás fue mi idea romántica de la historia). En un momento me distraje viendo los caballitos de totora (embarcaciones) y le perdí el rastro. Pensé que hubiera estado bien acercarme y hablar un rato (seguro que ahí hubiese estado la historia). Decidí salir del muelle y regresar al hostel, para mi sorpresa mientras caminaba, alguien se enganchó de mi brazo, por supuesto me asusté y cogí fuerte la mochila. Giré rápido y vi que quien me había tomado por sorpresa era ella. Con una dulce sonrisa me dijo que creía que las dos estábamos compartiendo la soledad y que llevaba un rato viendo que yo tenía una mirada melancólica (esto mismo era lo que yo había pensado de ella ¿no?). Como si nos conociéramos de toda la vida o en vidas pasadas comenzamos a hablar, su nombre es Livia, vive en Trujillo, efectivamente estaba sola, caminaba por el muelle como un autoregalo de cumpleaños (hoy es su cumpleaños 82). Esta vez casi que la reportera fue ella, me preguntó mil cosas, quería saber todo de mí, años, familia, hijos, por qué viajaba sola y para dónde iba etc etc. De su vida poco me contó, sólo que la soledad a veces le arruga el corazón. Me dijo estar feliz por conocer una nueva amiga el día de su cumpleaños y más que fuera colombiana. Por supuesto nos hicimos la foto de rigor y me pidió que se la regalara impresa. En Huanchaco no hay tienda fotográfica así que nos acercamos a un fotógrafo de los que hacen fotografías instantáneas y con él pudimos imprimir la fotografía. Aquí la foto de Andrea y Livia con la foto impresa de regalo para el recuerdo. El Sur es El Norte – América del Sur

DSC_1632 comp

0

Ruinas de Chan Chan en Trujillo (Perú)

Llegar a Trujillo es visitar y descubrir arte ancestral y colonial, también es ir a Huanchaco y sentir el agua fría del Pacífico. A 16km de la ciudad se encuentran las ruinas de Chan Chan (Sol-Sol) perteneciente a la cultura Chimú, una de las ciudades precolombinas construidas en adobe más representativas de Sudamérica.
La arquitectura de la ciudadela tiene connotaciones sociales-económicas y el material utilizado es quincha, una fusión entre caña y barro. Sus muros están adornados con figuras geométricas y de animales en altorelieve.
Contaban los Chimú que la humanidad se originó en el apareamiento divino de Rem (el dios lunar) y Huis (la tierra), que sucedió cuando el primero envió su sagrado líquido fecundante hacia Nii (mar) a través de cuatro estrellas y ahí -entre las islas- se dio la gestación de las nuevas criaturas. Finalmente al cabo del tiempo los seres emigraron a tierra firme, lo cual es el alumbramiento de la humanidad. Taicanamo dirigió la travesía marina de balsas de la cual desembarcaron los inmigrantes en las playas del Valle Moche. La fundación de Chan Chan define el orden cósmico y el inicio de la dinastía de los Chimo, nuevos señores étnicos (Museo de Chan Chan).
Dentro de este recorrido arqueológico y en otras direcciones también se pueden visitar lugares como la Huaca del Sol y la Luna, Huaca Arcoiris y Huaca Esmeralda. Por un ticket de 10 soles (US$3.50) se tiene acceso a cuatro de estos sitios. Desde Huanchaco se puede tomar un combi (microbús) hasta la entrada de Chan Chan, a partir de ahí dos opciones: caminatas de 2 horas entre lugar y lugar o un taxi para hacer todos los recorridos por 50 soles (US$18). El Sur es El Norte – América del Sur

IMG_9263 comp

IMG_9283 comp

IMG_9342 comp

IMG_9328 comp

0

El Pacífico en Máncora (Perú)

Luego del paso fronterizo con Ecuador mi primer destino en Perú ha sido Máncora. Después de tantas montañas y cordilleras venía bien un poco de sol y playa. Entrar en Máncora es encontrarse con un paisaje desértico en contraste con el mar. Como tal, es un lugar turístico como muchos otros de playa: restaurantes, bares, ferias de artesanías locales, tiendas de ropa etc.
Pero estar aquí significa tener las fuertes olas del Pacífico para hacer surf, conocer casi diez playas cercanas, ver las tortugas marinas de la Playa El Ñuro y las montañas áridas del entorno. Para ir a la mayoría de estos lugares hay que tomar un mototaxi que cobran entre 2 y 5 soles por trayecto (US$1.50).
Ayer mientras esperaba el atardecer conocí a Epigmenio (tejedor), mientras iba vendiendo me contaba de su oficio. Trabaja con textiles del tipo incaico, una antigua tradición peruana en la que se utilizan diseños con figuras geométricas. Hace telares, tapices y bolsos con materiales como la alpaca, vicuña y lana. Los diseños coloridos contienen figuras zoomorfas y jeroglíficas. Finalmente me regaló su bonita sonrisa en una fotografía.
Treinta minutos después llegaba la caída del sol y yo estaba en primera fila para verla…y aquí sí que no hay palabras para describirla, los amantes de los atardeceres sabemos que es un momento mágico que como mucho dura cuarenta minutos hasta ver desaparecer el puntito rojo sobre el mar. Como siempre, la naturaleza fue hermosa conmigo y me hizo un lindo regalo. Valió la pena la espera… El Sur es El Norte – América del Sur

IMG_8968 comp

IMG_8973 comp

IMG_9001 comp

IMG_9024 comp

IMG_9028 comp

 

IMG_9034 comp

IMG_9041 comp

IMG_9072 comp

0
Social Media Auto Publish Powered By : XYZScripts.com