Pasando frontera Ecuador-Perú

El paso migratorio entre Ecuador y Perú resultó ser un trámite ágil. Tomé el autobús en Guayaquil a las 21h y sobre la 1am ya estaba haciendo fila para migraciones. Viajé en una Compañía que hace parada en la oficina, espera a que todos hagan sellar sus pasaportes y continúa el viaje (3 horas más hasta Máncora). Lo sencillo del asunto es que las ventanillas de cada país están una al lado de la otra. Para pasar a Perú (aún teniendo pasaporte) es necesario entregar el formulario Tarjeta Andina de Migración. El Sur es El Norte-América del Sur

10471458_10153682797435884_3943660565700395040_n

11018329_10153682797955884_7699762238394793436_n

0

Julio Jaramillo y el pasillo en Guayaquil

Historias de Guayaquil

Dos de Dos
Visitar Guayaquil significa en la cultura popular latinoamericana encontrarse con historias de personajes tan emblemáticos como Julio Jaramillo.
Quise encontrar uno de esos antiguos garitos en los cuales descubrir a los añorantes amantes del pasillo (música tradicional ecuatoriana-colombiana) pero la verdad esta vez no tuve tanta suerte. Sin embargo descubrí que está el Museo de la Música Popular Julio Jaramillo, un lugar para conocer el patrimonio musical entorno a este género.
El pasillo inicialmente era instrumental (guitarra, tiple y bandola) y luego pasó a ser instrumental fiestero y lento vocal.
Fue Julio Jaramillo su representante más internacional, de familia humilde, trabajó como zapatero y poco a poco fue buscando suerte dando serenatas. Sus inicios los hizo en un lugar llamado La Lagartera una calle donde los músicos esperaban a ser contratados para llevar serenatas por módicos precios (años 50). Estando allí conoció a artistas como Julio Morente, Rosalino Quintero y Fresia Saavedra. Su carrera exitosa la alcanzó tras años de dedicación, llegando a hacer duetos con Daniel Santos y Olimpo Cárdenas.
Al principio de este escrito dije que no había tenido suerte de encontrar un garito de aquella época, lo que no me esperaba es tener la suerte de conocer a Fresia Saavedra, cantante, compositora y acompañante de Jaramillo durante sus años de gloria. Fresia se encontraba dirigiendo un ensayo en el Auditorio del Museo. Allí se ha creado la escuela para la enseñanza y preservación de la música popular guayaquileña. Por regla general los ensayos son privados pero hablando con la Dirección del museo me permitieron ser asistente y hacer algunas fotos. Privilegio se llama eso. El Sur es El Norte-América del Sur

IMG_8936 comp

IMG_8933 comp

IMG_3766 comp

IMG_8929 comp

0

Arte en el barrio Las Peñas (Guayaquil)

Dos historias de Guayaquil

Una de Dos
Llegué a Guayaquil luego de 6 horas de viaje en autobús desde Baños. Una carretera serpenteante entre la montaña y la sierra. Las dos últimas horas pasé del frío serrano al calor húmedo. No tenía muchas expectativas al llegar aquí (ahora me doy cuenta que muy mal infundadas). Las referencias que tenía eran de “una ciudad poco atractiva, un puerto desaliñado etc”. Qué poca razón tenían esos prejuicios. Estoy encantada con este lugar. He encontrado sitios fantásticos como el barrio de Las Peñas, un colorido barrio tradicional en la cima del cerro. Caminar por sus calles adoquinadas y subir las quinientas escaleras hasta el mirador del cerro Santa Ana es todo un placer visual. Este barrio ha sido cuna de pintores, artesanos y pescadores y ha tenido entre sus habitantes a Ernest Hemingway, Ernesto Che Guevara y Numa Pompilio Llona. Caminar por el barrio es encontrarse con galerías de arte, museos y talleres de pintura.
Y como al parecer siempre cuento con mucha suerte, tuve la fortuna de conocer a Hermel Quezada (artista plástico) y quien me invitó a pasar a su taller y hacer un poco de tertulia mientras compartíamos un café.
Hermel nació en Loja pero como dice él “me siento más guayaquileño que ninguno”. Comenzó a desarrollar su arte en la pintura muy joven. Trabaja en diferentes técnicas aplicadas sobre lona (acuarelas, acrílico y óleos). Me cuenta que tiene un estilo propio basado en el realismo mágico, el arte pop y algunos toques surrealistas. Cada obra suya es única y no se considera un pintor de producción. Le gustan los detalles, la fineza del pincel y la intensidad de los colores. En su taller tiene rutinas, una de ellas tomar café con galletas a las 4 de la tarde. Mientras hablamos va pintando. Ahora mismo trabaja sobre una obra en la que las mariposas son protagonistas, le encantan los animales y gran parte de sus pinturas los contienen. También sus obras narran escenas en entornos campesinos y agrícolas. Mientras hablamos de arte me va contando de diferentes viajes que ha hecho, aunque sus ojos denotan la emoción al hablar de “Las Peñas”.

El Sur es El Norte-América del Sur en una tarde de arte y café en medio de pinceles, lienzos y pinturas…

IMG_3754 comp 

IMG_8909 comp

IMG_8918 comp

IMG_8920 comp

IMG_8896 comp

IMG_8901 comp

0

Domingo en Baños (Ecuador)

Baños es una ciudad que se ubica en la falda del volcán Tungurahua. Es región turística por varias razones, una de ellas es la diversidad natural de sus alrededores compuesta por más de diez cascadas naturales, senderos montañosos y aguas termales. También es conocida por tener el Santuario de la Virgen de Agua Santa lugar de peregrinación nacional.

Luego de mi paso por Cotopaxi decidí hacer una pequeña parada antes de seguir mi camino hacia Guayaquil. Me encontré con lugares como la casa en el árbol (en la cima de una montaña y con un columpio fantástico), hice senderismo hacia las cascadas (en otro post hablaré más detenidamente de estos lugares) y hoy por último antes de seguir mi ruta me di un paseo por el mercado central, la plaza y la iglesia. Es domingo y mucha gente de las veredas cercanas se acerca a visitar el Santuario. Como regla principal hay que desayunar primero en el mercado con platos que parecen comida para todo el día (incluyen pollo, arroz, cuy asado, tortillas de maíz, picante y fritada), mi pobre estómago no resistiría tanto (aunque un batido de guanábana nunca está de más por US$1.25).

Del mercado salí hacia el Santuario, una pequeña iglesia en la que es paso obligatorio encender velas y hacer peticiones. La mayoría de visitantes vienen de regiones cercanas que se congregan en la plaza para hacerse las fotos de rigor. El Sur es El Norte-América del Sur

 

 

0

Quito y su patrimonio

De Quito sabía su enorme trayectoria en arte, sin embargo ya estando aquí he decidido entrar de lleno en su historia. El arte colonial en Quito se desarrolla principalmente durante los siglos XVII y XVIII, teniendo sus orígenes en el Colegio San Andrés de los Franciscanos.

Uno de los principales representantes fue Miguel de Santiago (Siglo XVII), pintor de origen indígena-mestizo. Uno de sus trabajos más significativos lo realizó para el Convento de San Agustín, se trató de una serie de más de 45 obras de grandes dimensiones basadas en grabados de Bolswert sobre la vida y obra de San Agustín.

Ayer, caminando por la ciudad vieja y a través de la ventana de un café vi el patio interior del convento y un poco más al fondo a dos chicas restaurando unas pinturas, me acerqué a la entrada y pregunté. La recepcionista me contó que ahora mismo estaban en la fase final de conservación de la obra de Miguel de Santiago. Le pedí hablar con alguna de las restauradoras y saber todo el proceso que hacen. Tuve la suerte de ser recibida por Julio Haro (Director del proyecto de Conservación y Restauración de la Colección de Pinturas de caballete de Miguel de Santiago del Convento de San Agustín). Mientras caminábamos por el convento, Julio me contó todo el trabajo que vienen desarrollando desde febrero del 2014. Ahora mismo, él y su equipo de 20 personas ya se encuentran en la fase final de restauración de toda la obra. En él también está Mariana Castro (madre de Julio) y reconocida restauradora de arte. En total el proyecto lo componen 42 cuadros pintados al óleo sobre lienzo. Las obras han sido restauradas en 3 ocasiones, la primera en 1956, luego de 1974-1984 y esta última con trabajos iniciales desde 2010. Julio me cuenta todo el proceso y trabajo que desarrollan. Lo primero es hacer un estudio visual de la obra para determinar el estado real, luego se hacen análisis de laboratorio, se toman muestras y fotografías. Basados en los estudios se realiza una propuesta de intervención y a partir de ahí se da inicio al proceso de conservación para detener el deterioro. También se hace el desmontaje de la obra para limpiar y eliminar barnices oxidados, repintes y estucos inapropiados. Una vez hecho todo esto se comienza la restauración con la técnica de Rigatino que es la reintegración pictórica basada en pequeñas líneas verticales y utilizando acuarela y pigmentos al barniz. Por último se trabaja en la reconstrucción del bastidor y se hace el montaje final. En este proceso llevan 12 meses.

Julio me dice que el próximo mes ya tendrán que dar por finalizado el trabajo, que será gratificante verlo de nuevo expuesto tras estos meses, pero que será una pena dejar este espacio, un taller que se encuentra en la planta baja del convento y donde en grandes caballetes y mesas gigantes llevan a cabo la restauración.

Un gusto enorme conocer y hablar con este gran equipo de restauradores y que me dedicaran un poco de su tiempo para compartir esta historia. El Sur es El Norte-América del Sur

IMG_3709 comp

IMG_3706 comp

IMG_3686 comp.

0
Social Media Auto Publish Powered By : XYZScripts.com